Siempre es difícil hablar de uno mismo. En nuestro caso, nos gusta que hablen más los hechos que las palabras, y hechos hay unos cuantos en forma de pantalón. Llevamos casi medio siglo haciendo para otras marcas lo que mejor sabemos hacer hasta que decidimos empezar a fabricar para ti.


Somos una pequeña gran familia con la ilusión de pensar que no todo está perdido y que todavía se pueden hacer las cosas como se han hecho siempre: a fuego lento, desde lo local y apostando por el desarrollo de lo cercano. Se podría decir que somos una familia que nació entre hilos, botones y máquinas de coser movida por la pasión hacia la tradición textil.

_S6A1012-21-.jpg


Capitán Denim es una marca de pantalones con fábrica propia ubicada en el corazón de La Mancha. A comienzos de los años 70, José María y Paz, la primera generación, empezaron a confeccionar jerséis con una máquina de tricotar. Su fábrica estaba en casa y ellos hicieron todo y de todo, desde cazadoras, pasando por camisería hasta la logística de los pedidos que recibían. En los años 80, dieron un paso más y abrieron su pequeño taller con más gente hasta que decidieron especializarse en el mundo del pantalón para otras marcas. Si no lo sabes, la fabricación de un par de jeans se divide en dos fases: confección y en acabados (tintado, desgastes, …). Uno de sus sueños era poder tener una producción integral en una misma ubicación, desde el diseño al packaging. Gracias su esfuerzo y perseverancia, cumplieron su objetivo y es donde actualmente trabajamos.


2008 fue un momento de reflexión. La gran crisis económica provocó una caída en picado de pedidos de todas las marcas para las que fabricábamos y la deslocalización, hizo que llegásemos al punto de plantearnos bajar la persiana y dejarlo todo. En medio de este caos, nos paramos a pensar. Contábamos con toda la infraestructura y el proceso en casa, queríamos poner en valor nuestro trabajo y reivindicar todo lo que veníamos haciendo.


Por eso, la segunda generación, cumplió otro de los objetivos de sus raíces, reinventarse para continuar. Echando la vista atrás se podría decir que fue de locos, pero invertir en apostar por uno mismo es una de las mejores decisiones que se pueden tomar. Gracias al trabajo y a la ambición, en 2013 nace Capitán Denim. Una marca puramente nativa digital que comenzó con una tienda online, una pequeña colección y tan solo un pedido. Para otros, un pedido puede resultar algo traumático, pero para nosotros, fue el motor principal para seguir trabajando en la marca.


Todo el grupo humano compuesto por más de 55 personas formamos el equipo perfecto para Capitán Denim.

Nuevo registro

Si eres profesional, puedes darte de alta aquí >